1. ¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis se define como la presencia de tejido endometrial fuera de la cavidad interna del útero, que es su localización habitual.

La endometriosis provoca una reacción inflamatoria que produce dolor y adherencias. Lo síntomas de la endometriosis pueden variar durante el ciclo menstrual porque los niveles hormonales varían durante el mismo; sin embargo, suelen empeorar durante el periodo menstrual. Asimismo, mientras muchas mujeres pueden presentar síntomas muy severos, algunas pueden permanecer casi asintomáticas y otras experimentar únicamente molestias leves.

  1. ¿Cuáles son los síntomas?
  • Dismenorrea (menstruación dolorosa).
  • Dolor pélvico no menstrual (dolor en la pelvis cuando la mujer no tiene la regla).
  • Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales).
  • Esterilidad.
  • Cansancio.
  • Síntomas intestinales cíclicos: distensión periódica, diarrea, estreñimiento…
  • Disquecia cíclica (defecación dolorosa).
  • Disuria cíclica (micción dolorosa).
  • Hematuria cíclica (presencia de sangre en la orina).
  • Sangrado rectal cíclico.
  • Otros síntomas cíclicos.
  1. ¿Cuál es la causa?

Se desconoce la causa.

Existen varias teorías, pero ninguna de ellas ha sido demostrada con certeza. La más aceptada es la teoría de la menstruación retrógrada: durante la menstruación, algunos fragmentos viables de endometrio llegan a la cavidad abdominal a través de las trompas de Falopio y se adhieren al peritoneo de la pelvis, donde se convierten en lesiones de endometriosis. Los estrógenos juegan un papel crucial en este proceso.

Para explicar por qué pasa esto sólo en algunas mujeres, aunque la menstruación retrógrada es un fenómeno universal, se han expuesto razones genéticas o inmunitarias.

  1. ¿Cómo se clasifica la endometriosis?

Existen diferentes clasificaciones de la endometriosis. Sin embargo, se prefiere clasificar la endometriosis en función del tipo de enfermedad presentada por la paciente. Estos diferentes tipos suelen presentarse de manera simultánea (una paciente puede tener más de un tipo de endometriosis):

  • Endometriosis superficial peritoneal: las lesiones afectan al peritoneo, son planas y oscuras y no infiltran el tejido subyacente.
  • Endometriosis quística del ovario (endometrioma): un endometrioma es un quiste de ovario cuya pared interna está recubierta por tejido endometrial ectópico. El quiste está relleno de un fluido compuesto por sangre antigua. Debido al color y aspecto de este líquido, estos quistes son llamados “de chocolate”. Muchas mujeres con endometriomas tienen también endometriosis profunda, sobre todo si presentan dolor intenso.
  • Endometriosis profunda o infiltrativa: es el tipo más grave de endometriosis. Presenta lesiones de endometriosis de 5 mm o más, por debajo de la superficie del peritoneo y afecta a los tejidos y órganos que allí se encuentran (intestino, uréter, vejiga urinaria, nervios).
  1. ¿Puede aparecer la endometriosis fuera de la cavidad pélvica?

Sí. La endometriosis ha sido encontrada, prácticamente, en todos los tejidos del cuerpo. Suele afectar a los pulmones, cavidad pleural, diafragma, ombligo, ingle o cicatrices en el abdomen o el periné.

Los síntomas que presentan estas pacientes dependen de la localización de las lesiones endometriósicas, pero suelen ser cíclicos, así como:

  • El dolor cíclico en el hombro puede indicar endometriosis en el diafragma.
  • La inflamación cíclica del ombligo, acompañado a veces de sangrado, suele ser secundaria a endometriosis del ombligo y muchas veces es diagnosticada erróneamente como hernia umbilical.
  • La inflamación cíclica de la hernia es donde muchas veces se comete el error de confundir un foco de endometriosis en esta localización con una hernia umbilical.
  • Los síntomas cíclicos de problemas urinarios no deben llevar al tratamiento automático con antibióticos, sino que deben hacer pensar en una endometriosis vesical.

En resumen, todos los síntomas que se relacionan con el ciclo menstrual deben hacer sospechar la existencia de una endometriosis.

  1. ¿Se pueden reducir las posibilidades de tener endometriosis?

Existen estudios sobre si algún tipo de alimentación, el uso de anticonceptivos hormonales o la práctica de ejercicio físico, pueden reducir las posibilidades de desarrollar endometriosis. Sin embargo, los resultados no han demostrado una relación causal, por lo que no se sabe si dichas prácticas pueden prevenir la aparición de la enfermedad.

No existen estudios analizando otros factores que pudieran estar implicados. Por tanto, a día de hoy, no existen maneras de reducir las posibilidades de padecer endometriosis.

Sin embargo, sí hay estudios que se refieren al estrés oxidativo como factor clave en la progresión de la endometriosis.

  1. ¿Cuál es el objetivo de la exploración física durante la visita al ginecólogo?

Durante el examen vaginal, el/la ginecólogo/a quiere descartar anomalías en la forma, tamaño y/o movilidad del útero y ovarios, así como la existencia de masas pélvicas, nódulos, zonas dolorosas o distendidas, especialmente en la zona más profunda de la vagina (entre la cara posterior del útero y la anterior del recto).

Para ello, utilizará la inspección visual o mediante la inserción de un espéculo, la palpación abdominal o el tacto vaginal o rectal o una combinación de ambas. Aunque en casos de endometriosis peritoneal la exploración clínica suele ser normal, cuando ésta es realizada por un experto, puede aportar una cantidad considerable de información en relación al diagnóstico correcto en casos de endometriosis profunda.

  1. ¿Cómo se realiza el diagnóstico de endometriosis?

La mejor opción actual para el diagnóstico de la endometriosis es el uso de la ecografía transvaginal, tanto en su modalidad 2D como en su modalidad 3D. Este método puede ser usado tanto para el diagnóstico de los endometriomas como para el diagnóstico de la endometriosis profunda, aunque para conseguir el diagnóstico de esta forma de la enfermedad es necesaria la experiencia del operador.

La resonancia magnética puede complementar el diagnóstico de extensión de la endometriosis profunda cuando existen nódulos en la parte más alta de la pelvis o fuera de la misma.

Por desgracia, no existen en la actualidad pruebas sanguíneas que confirmen el diagnóstico de endometriosis, por lo que no se aconseja ninguna de ellas; sin embargo, la determinación de la proteína Ca 125 puede ser positiva en casos de endometriosis, lo que puede ayudar a realizar el diagnóstico en casos seleccionados. Debe recordarse que, en mujeres premenopáusicas, la positividad de esta proteína no es diagnóstica de cáncer de ovario.

  1. ¿Cuándo debe realizarse una laparoscopia para confirmar el diagnóstico de endometriosis?

Aunque muchas guías afirman que para obtener el diagnóstico definitivo de endometriosis debe obtenerse una biopsia, hoy en día muchos expertos consideran que, en el contexto de una mujer con síntomas y exploración clínica, ecográfica o mediante resonancia compatibles con endometriosis, es posible iniciar el tratamiento médico y establecer el diagnóstico de endometriosis sin que sea necesario obtener la biopsia.

En ocasiones, incluso es posible realizar el denominado “test terapéutico” con el uso de tratamientos hormonales. Si a pesar de este tratamiento, los síntomas persisten, es razonable descartar el diagnóstico de endometriosis. Por todo ello, el uso de la laparoscopia diagnóstica debe restringirse solo a casos muy seleccionados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .